Diez formas de cargarse un castillo medieval

El castillo medieval fue un elemento defensivo fundamental, especialmente en la época feudal, en torno a los siglos X, XI y XII. Europa quedó sembrada de castillos que –por todas partes- se encargaban de gobernar y proteger las pequeñas aldeas. El señor feudal dominaba sus tierras desde su fortaleza –mayor o menor según la importancia de este señor- y sus siervos, en las aldeas bajo su dominio, trabajaban la tierra. De esta idea original a las que podemos ver en los medios de comunicación hoy en día, media un abismo. Vamos a ver diez formas de cargase la esencia de un castillo medieval

1. El castillo encantado: En este castillo debe haber un fantasma. Es básico, aunque no para la HIstoria Medieval. Este tipo de castillo sólo existe de noche, en días de tormenta. La combinación castillo-fantasma es buscada por muchos visitantes de cualquier castillo serio, que lo primero que preguntan es: ¿Dónde está el fantasma? La pregunta es un poco tonta, porque sabiendo como sabemos que los fantasmas arrastran pesadas cadenas, no hay más que seguir el sonido.

castillo-del-terror2. El castillo hinchable: Un estilo radicalmente contrario al anterior. Estos son innumerables, están por todas partes con sus almenas, sus torres y sus patios interiores compartidos por caballeros, dragones y niños brincando. No es esa la idea del castillo feudal.

castillo-hinchable3. El castillo del terror: Este es imprescindible en cualquier feria, pero también en muchas publicaciones. Debe tener un esqueleto (o más) en las mazmorras, y una combinación graciosa de orcos, trolls, demonios y dragones. Cuando vas en la vagoneta te puede salir a asustar el de la careta de Screem.

castillo-del-terror24. El castillo de la bruja: Este de verdad que no lo entiendo. Disney hizo mucho daño con la bella durmiente, porque lo cierto es que viendo la película, no hay duda de que la bruja Maléfica poseía un magnífico castillo. Quizás por eso en mi última visita a Loarre pude escuchar a un padre que entraba en el castillo gritando a sus hijos: ¡Vamos a buscar a la bruja!

bruja-volando-por-su-castillo5. El castillo de la princesa: Aquí la culpa es claramente de los hermanos Grimm, por haber escrito el cuento de Rapunzel. Cualquiera que llega a un castillo medieval lo primero que le pide al que está arriba es: lánzame la trenza. Hombre, lo cierto es que la unión de castillo y princesa no es aberrante, aunque sí resulte un poco simple.

6. El castillo tarta: Este es mi castillo preferido. Tiene forma de tarta y, por supuesto, es de color rosa. Sus almenas y sus torres no parecen demasiado amenazantes, pero quizás podría cumplir su misión defensiva de todos modos, entre los ataques de risa del enemigo.

castillo_tarta7. El castillo mágico: Hogwarts, el de Harry Potter, es un ejemplo. Claro que sí, un castillo que en realidad es una escuela de magia y que combina armaduras medievales con un sinfín de trampas mágicas, pasadizos… Está a medio camino entre las Universidades medievales inglesas y la idea de castillo

8. El castillo Disney: Este tipo me parece interesante porque es precioso, altísimo, con delgadas y esbeltas torres rematadas por tejados de pizarra. La idea romántica del castillo destaca su belleza y su altura, pero olvida la función para la que fue concebido el castillo. No obstante, no sólo hay que pensar en Disney, sino que existen precedentes reales de este magnífico ensueño, como el de Neuschwanstein, en Baviera, construido en el siglo XIX.

9. El castillo al final del camino: Esto también es curioso. ¿Por qué el castillo tiene que estar siempre al final de un camino sinuoso que atraviesa un precipicio? No lo sé, pero reconozco que la idea es sugerente.

final_camino10. El castillo venido a menos: Ahora te vas a restaurar un viejo castillo francés de pasado feudal glorioso, y cuando llegas ves una triste granja destartalada. Algo así me pasó cuando fui a trabajar a Saulon-la-Chapelle, en Borgoña, al viejo castillo de Layer, del que ya sólo quedaba como recuerdo del pasado una torre adosada al edificio principal que, insisto, parecía una granja.

chateau-de-layer

Acerca de imugueta

Soy profesor de Historia Medieval en la Universidad Pública de Navarra. http://www.unavarra.es/pdi?uid=2159
Esta entrada fue publicada en Historia Medieval y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s